Blog de Belleza, Maquillaje y Cosméticos

Cinco hábitos diarios que estropean tu cabello

Los expertos de Olaplex, tratamiento que repara el cabello dañado durante procesos químicos y térmicos, desvelan los hábitos del día a día que más estropean tu pelo.

hábitos que estropean el cabello

Una mala o buena rutina de cuidado del cabello influye en su salud y apariencia. Por ello, es importante que sepas qué costumbres que forman parte de tu día a día pueden estar perjudicando a la salud de tu pelo y hacen que se debilite y pierda brillo y suavidad.

“Para mantener el cabello fuerte y sano no basta con utilizar productos específicos para cada tipo de cabello, sino que los hábitos diarios también juegan un papel protagonista”, afirman los profesionales de Olaplex, tratamiento que repara el cabello dañado durante decoloraciones y otros procesos químicos y térmicos.

“En numerosas ocasiones, y sin darte cuenta, puedes cometer errores cuando se trata del cuidado diario que le das a tu pelo”, añaden. Por ello, los expertos de Olaplex te invitan a conocer algunos de hábitos que, poco a poco, acaban con la vida de tu cabello. ¡Toma nota y cambia de rutina!

  1. Duchas de vapor: la temperatura del agua al momento de ducharte afecta directamente a la salud de tu cabello. El vapor es uno de los principales enemigos del pelo, ya que, no solo lo deshidrata, sino que lo vuelve quebradizo y lo debilita por completo. Los profesionales de Olaplex recomiendan “lavar el cabello con agua tibia para evitar que se reseque”.

 

  1. Exposición al sol: los rayos ultravioletas debilitan la cutícula e, igual que lo hacen con la piel, también envejecen el cabello. Por este motivo, pasar mucho tiempo al sol sin proteger tu pelo no solo puede dañarlo a corto plazo, sino también a largo. Con el verano a la vuelta de la esquina, ¡ve pensando ya en las gorras, sombreros y protectores específicos que vas a utilizar para proteger tu cabello!

 

  1. Peinar el cabello mojado:  al momento de salir de la ducha, seguramente cepillas tu cabello mientras está totalmente mojado para deshacer rápidamente los molestos nudos. Así, sin embargo, lo que consigues es arrancar los cabellos más débiles. Para minimizar este tipo de daño lo máximo posible, desenrédalo bien antes de entrar a la ducha y usa acondicionador una vez hayas lavado tu pelo. Para desenredarlo al salir de la ducha, procura utilizar un cepillo de cerdas anchas.

 

  1. Lavado incorrecto: la mayoría de las veces se piensa que, al aplicar bastante cantidad de champú, el cabello quedará más limpio y se obtendrán mejores resultados. ¡Falso! Tan malo es el defecto como el exceso. “Se debe aplicar la cantidad necesaria y lavarlo una o dos veces, siempre teniendo en cuenta lo sucio que esté el pelo. Es decir, no es necesario dar una segunda mano si el pelo no está sucio en exceso. Además, conviene masajear el cuero cabelludo para favorecer su circulación”, desvelan desde Olaplex.

 

  1. Secador de pelo: muchas veces, por falta de tiempo, el primer error que se comete es utilizar el secador a una temperatura muy alta, un hábito que se convierte en parte de la rutina. ¡Cuidado con esto! El exceso de calor provoca la rotura de los enlaces de disulfuro, encargados de aportar fuerza y elasticidad a tu cabello. De ahí que, cuando abusas de secadores o planchas, lo veas más estropeado. “Lo ideal es dejarlo secar al aire o, en caso de utilizar el secador, seleccionar una temperatura media/baja”, señalan desde Olaplex. ¡Aprovecha que llega el calor y deja que se seque solo!

 

“Es fundamental cuidar el cabello, igual que lo hacemos con otras partes de nuestro cuerpo. Ahí es donde reside la importancia seguir unos hábitos saludables que ayuden a que el pelo tenga fuerza, suavidad y brillo. Asimismo, tratamientos como Olaplex, libre de sulfatos, aldheídos y parabenos, entre otros componentes, son perfectos para reparar el pelo dañado y complementar las rutinas de cuidado capilar”, subrayan los expertos de la marca.

Si eres profesional, puedes adquirir Olaplex a través de un distribuidor oficial o en www.olaplex.es.