Blog de Belleza, Maquillaje y Cosméticos

Irrigador dental ¿qué es? ¿que modelo elijo?

Hace unas semanas publiqué en mi Instagram imágenes de una de mis últimas compras, el irrigador dental. Hasta hace unos años este tipo de dispositivo para la limpieza dental era todo un desconocido pero poco a poco se está convirtiendo en un imprescindible en casa al igual que los cepillos dentales eléctricos.

Os quería contar un poco cómo ha sido mi experiencia con el irrigador dental y si realmente merece la pena hacerte con uno.

qué modelo elegir

¿Para qué sirve un irrigador dental?

El irrigador dental es un complemento para la higiene dental, el uso de este aparato no anula el uso del cepillo pero sí el uso del hilo dental el cual nos trae a muchas de cabeza porque si vamos con prisas puede hacernos daño en las encías y por otro lado cuesta acceder con él en las zonas profundas como es el caso de los dientes posteriores.

Este aparato proyecta agua a presión sobre los dientes y las encías con lo cuál se realiza una limpieza profunda en el borde de las encías y también entre los espacios interdentales y de difícil acceso. Y todo esto de una manera fácil, rápida y efectiva.

También es perfecto para las usuarias de ortodoncias y de implantes dentales e incluso para quienes tienen las encías inflamadas y delicadas (gingivitis) porque gracias a esta limpieza profunda mejoran su salud. Con el paso de tiempo además, de notar unos dientes muchos más limpios, notarás como tus encías sangran menos y están menos inflamadas.

 

Cómo se usa el irrigador dental

Atención porque esto tiene lo suyo y aunque al principio necesites un chubasquero con la práctica te darás cuenta de lo sencillo que resulta sin apenas mojarte ¡te lo aseguro! 😛

No suelo utilizarlo a diario, con un par de veces en semana ya tengo más que suficiente y me he ahorrado una limpieza de boca, aunque eso como ya sabréis dependerá mucho de la salud en general de nuestra encía y dientes. Hay personas que tienden a acumular más sarro y otras menos.

⬥ Realiza tu cepillado habitual. Una vez hecho esto, y según el modelo de irrigador que tengas, llenas el depósito con agua, o con enjuague diluido en agua, y… ¡listas para la acción!

⬥ Pon la boquilla en el aparato y dirige el chorro de agua hacia tus dientes, uno por unos y mantén la boquilla unos segundo sobre los espacios interdentales. Os recomiendo realizar la limpieza siempre en el mismo orden para que de esta manera no se quede ningún espacio sin limpiar. Normalmente se puede regular el nivel de presión, os recomiendo empezar con uno suave y poco a poco ir subiendo.

Al principio puede seguro que notarás sensibilidad dental y posiblemente tus encías sangren, aún así no lo apartes de tu vida porque con el paso de los días esta sensación mejorará y desaparecerá. Las encías no deben de sangrar al menos que no estén todo lo sanas que debieran. Con el paso de los días te aseguro que esa sensibilidad irá disminuyendo y que tus encías apenas sangrarán. Es el mismo proceso que pasar de un cepillo manual al eléctrico.

⬥ Si vas a intentar hacer todo el proceso mientras te miras al espejo ¡error! terminarás empapada, lo mejor es inclinarte y bajar la boca sobre el lavabo para que el agua que va saliendo directamente caiga sobre este y así evites “regarte” cual aspersor de jardinería.

⬥ La primera vez que termines con la limpieza con el irrigador dental prueba a pasar tu lengua sobre los dientes y ¡sí! es la misma sensación que cuando vas al dentista a realizarte una limpieza bucal.

⬥ Al igual que los cepillos eléctricos suelen llevar varias boquillas de repuesto con lo cuál puede ser usado por toda la familia.

 

¿Qué modelo de irrigador dental elijo?

Como todo, y en mi caso, no me iría a un modelo muy caro pero tampoco a uno excesivamente barato.

Existen guías para ayudarte a la hora de elegir un buen irrigador dental. Fijaros en el diseño, opta mejor por uno que sea poco aparatoso y te resulte ligero, cómodo de coger y de usar. También es preferible elegir un modelo fijo a uno portátil, ocupa poco espacio por lo que puedes poner en la encimera del baño.

Otros de los aspectos a tener en cuenta es el tamaño y forma del depósito que os permita también limpiarlo con facilidad.

Compara la presión de los modelos, no por ser de mayor precio tiene que tener más presión y ser más eficaz, también la capacidad de poder regular la presión de la salida del agua.

Soy muy exigente a la hora de comprar… también tuve muy en cuenta el tema de las boquillas de repuesto, aunque con el aparato vengan algunas llegará el momento que tengas que renovarlas y es importante tanto saber que las vas a encontrar con facilidad como también saber que no te saldrán más caras que el propio aparato (ese tema es mi espinita clavada con las impresoras de tinta).

Y dicho todo esto simplemente deciros que sí, es un aparato que merece la pena tener en casa para toda la familia y con el cual notarás una mejoría abismal en el cuidado y la salud general de la boca, dientes y encías

la importancia del irrigador dental

Cómo conseguir la sonrisa perfecta

considera la mujer con la sonrisa más bonita del mundo
Julia Roberts posee unas de las sonrisas más bonitas del mundo

Es fácil conseguir la sonrisa perfecta, siguiendo unos sencillos consejos, que podemos poner en práctica a diario, todas podemos lucir la mejor de nuestras sonrisas.

 

Mantener dientes blancos y sin manchas

Evita bebidas muy pigmentadas para evitar manchar el esmalte: café, vino, té…se recomienda tomarlos con moderación.

Usar una vez por semana un poco de bicarbonato en el cepillado, ayuda a eliminar manchas y a blanquear los dientes.

Ponte siempre en manos de un profesional con buenas referencias, no vayas a lo barato, nadie da duros a pesetas y la salud dental es muy importante.

Actualmente existen muchos tratamientos de blanqueamiento dental, déjate aconsejar por un profesional y olvida las imitaciones baratas de tratamientos caseros en internet con los que no conseguirás más que destrozar tu esmalte.

Dientes sanos y sin caries

Asegúrate de usar un dentífrico y cepillos adecuados.

Cepillate los dientes siempre después de comer o de tomar alguna bebida que pueda mancharlos y hazlo de forma correcta, nada de ir corriendo o no servirá para nada.

Renueva tu cepillo de dientes cada dos meses.

Si a pesar de lleva una correcta higiene dental tienes caries a menudo puede ser que no estés realizando una higiene correcta, hay casos en los que el cepillo eléctrico será tu mejor elección.

Si tienes ortodoncia debes extremar aún más el cuidado de tus dientes con su correcta higiene y revisiones periódicas.

Realizarse una limpieza de boca al menos una vez al año y según la recomendaciones de tu dentista.

Y sobre todo no olvides que los dientes son para toda la vida…si pierdes un diente éste será reemplazado por una pieza artificial… pero es algo inerte, opta por controlar tu salud dental y tu sonrisa te lo agradecerá.