Embarazo

Toda la información y mi experiencia del embarazo, parto y maternidad de mi hija Celia. Mis consejos y experiencia como madre primeriza.

Relaciones durante el embarazo ¿es seguro?

relaciones durante el embarazo

¿Puedo mantener relaciones durante el embarazo? ¿Suponen algún riesgo para el bebé o para la madre? El sexo durante la gestación es uno de los temas en los que las parejas tienen más lagunas de conocimiento, ya que existen múltiples mitos y errores en la concepción de las relaciones íntimas durante el embarazo.

Dado que es un tema de salud de la mujer, vamos a poner blanco sobre negro si es seguro o no mantener relaciones durante el embarazo y cómo afectan en cada una de las fases del estado.

¿Es peligroso el sexo para el bebé?

En términos generales, el sexo en el embarazo es recomendable, y seguro. Salvo en circunstancias muy concretas que puede afectar al bebé. Ante la falsa creencia de que cualquier atisbo de sexo en la gestación se puede producir un daño al feto, muchas mujeres se niegan a mantener relaciones durante los meses de embarazo. Es importante para ellas saber y tener la certeza de que el sexo no tiene una afectación directa en el desarrollo del feto en circunstancias normales.

Eso sí, en algunas situaciones, y siempre que el ginecólogo así lo recomiende, la pareja deberá abstenerse de las relaciones íntimas en los siguientes casos:

  • La mujer ha sufrido previamente abortos espontáneos o partos prematuros en otros embarazos
  • Cuando durante el embarazo son frecuentes el sangrado o el flujo vaginal
  • Si la mujer ha vivido episodios anteriores de pérdida de líquido amniótico o placenta
  • Si cualquiera de los dos progenitores padece una enfermedad de transmisión sexual

¿Y si estoy en un embarazo de riesgo? En este tipo de gestaciones es directamente el ginecólogo el que asesora a la pareja sobre la conveniencia o no de mantener la actividad sexual durante los meses de embarazo.

Cómo vive el bebé en la placenta

Para comprender por qué, en situaciones normales, el sexo no es peligroso para el bebé, es importante que los futuros padres comprendan cómo se desarrolla la vida del feto en el interior de la madre.

El bebé en formación está doblemente protegido: por un lado, lo protege el abdomen de la madre; por otro, la bolsa del líquido amniótico.

Aunque se cree que el hecho de completaruna penetración completa puede suponer un problema en la placenta, esta es mucho más resistente. Debe serlo para cumplir con la función de protección del bebé.

Relaciones sexuales y embarazo

Ahora bien, aunque no tenga un efecto peligro para la viabilidad del embarazo, sí que hemos de ser conscientes de que la mujer vive cambios hormonales intensos que pueden afectar a su deseo. En algunas fases del embarazo, se puede llegar a anular, en otras, incluso, ser casi incómodo para la madre.

Así, en el primer y el tercer trimestre suelen presentarse situaciones de bajada de la líbido, pero se tienden a recuperar a lo largo del crecimiento del feto y de la barriga. Dado que en el embarazo la zona pélvica de la mujer recibe mayor flujo sanguíneo, es probable que ella alcance el orgasmo con mayor facilidad e intensidad que antes del embarazo.

En cualquier caso, el tipo y las posturas que se podrán adoptar durante las relaciones íntimas en el embarazo se adaptarán a la comodidad o incomodidad de la madre para que ambos disfruten.

Share:

Mi embarazo y sus complicaciones

¡Por fin de nuevo por aquí! Espero que de manera constante… me gustaría llegar al ritmo al que estaba acostumbrada hace casi un año cuando escribía casi a diario. ¿El motivo de mi “retirada” del blog? Mi embarazo y reciente maternidad de la que os quiero contar un poco como ha sido mi experiencia.

He tardado bastante en escribir sobre el tema de mi embarazo y de las complicaciones que tuve con él. Durante el embarazo apenas tenia ganas de escribir y con la llegada de Celia no he tenido tiempo para más. Ahora Celia tiene casi dos meses y la cosa se va normalizando en casa, por fin comienzo a tener algo de tiempo para mí.

¡Embarazada y sumando kilos!

Cuando supe que estaba embarazada creí que todo sería un camino de rosas y como todos dicen, sería una de las experiencias más bonitas de mi vida, pues no, ni mucho menos fue bonita ni agradable. Eso sí veo la cara de mi niña y se me quita cualquier dolor pasado, pero no, no se olvida.

Seguro que las que hayáis tenido un embarazo complicado me entenderéis a la perfección cuando os cuente como transcurrió todo durante mis 38 semanas de embarazo.

Siempre he sido muy regular con mis menstruaciones con lo cual en cuanto tuve dos días de retraso supe que estaba embarazada, no obstante quedaba confirmarlo! Recuerdo que era viernes santo y busqué una farmacia de guardia para poder comprar el test de embarazo y… ¡no fallo! ¡Estaba embarazada!

Aunque no fue un embarazo planificado con mi pareja, tampoco estábamos usando ningún método anticonceptivo desde hacia algunos meses, tenía 38 años y pensé que aquello tardaría mucho en llegar, y si es que llegaba, pensaba que igual ya se me había ido el tiempo para poder concebir, es decir, que se me había pasado el arroz ¡Bingo! ¡Embarazo a la vista y mi casa aún sin las cortinas colocadas! Aunque fue un tanto precipitado para mí, estaba feliz ¡por supuesto! me sentía la mujer más dichosa del mundo. Desde aquel mismo momento solo pensaba en mi niña, en como sería y en lo mucho que la quería sin conocerla.

Cuando comenzaron los problemas con el embarazo y el diagnóstico

Pasaron apenas dos semanas desde que confirmé mi embarazo y ya se me notaba la tripa. Había perdido la cintura por completo y ya había cogido algunos kilos de más, cosa que me extrañó ya que me estaba cuidando más que nunca y llevaba una alimentación excelente.

Los kilos comenzaron a subir, incluso dos y tres por semana, ¿el resultado a las 38 semanas de embarazo? 24 kilos de más. Y ahí no quedaba la cosa, lo peor era la barriga, una barriga con un peso enorme con la cual apenas podía caminar y las rodillas me temblaban al poderme de pie.

Las últimas tres semanas de embarazo ya no podía más y la tensión arterial se me disparó. Siempre he sido de tensión muy baja y por aquel entonces la tensión superaba lo permitido 140/90. Tras varias visitas a urgencias me recetaron unas pastillas para controlarla y así fue, tensión bajo control pero… continuaba sintiéndome muy mal.

tensión alta en el embarazo

Pasé muchísimo miedo y más por mi pequeña que por mí misma. No quería contarle nada a nadie, ni a mi pareja ni a mi familia. Perdía la vista en algunos momentos, unos destellos de luz me impedían ver en algunas ocasiones. Finalmente, y tras varias visitas de urgencias, me dejaron ingresada para saber exactamente que podía pasarme y tener a la niña en monitores, bajo control.

Tras dos días de ingreso en el hospital se confirmó el diagnóstico, preeclampsia leve tardía, pensé y ¡tan tardía! llevaba semanas con ese malestar y nadie sabia nada.

La preeclampsiapreeclampsia toxemia (PET) o hipertensión inducida por el embarazo proteinúrica (HIEP) es un síndrome específico del embarazo que consiste básicamente en la aparición de hipertensión arterial después de la vigésima semana de gestación y la presencia de niveles elevados de proteína en la orina (proteinuria).
Puede desembocar en una eclampsia, con daño a los riñones, hígado y cerebro.

Rápidamente me dijeron que tenían que inducirme el parto, antes de que todo empeorase, estaba entonces de 38 semanas…

Y aquí corto para no alargar mucho este tema, en nada os cuento sobre el nacimiento de Celia, como fue todo, la cesárea y las complicaciones que tuvimos ambas.

Y no me quería despedir sin esta cita tan bonita…

Dar a luz es el único dolor en la vida que vale la pena sufrir

Share:

Productos antiestrías que he usado en el embarazo

Durante el embarazo te surgen miles de dudas y de preguntas sin resolver… A apenas 7 semanas de ser mamá, una de mis mayores preocupaciones tras el parto es saber cómo quedará mi cuerpo, suena de lo más superficial, lo se, pero seguro que la gran mayoría hemos pasado por eso.

Una de las grandes huellas que nos deja un embarazo, es la aparición de las temidas estrías… ¿cuáles son los mejores antiestrías? Difícil saberlo y decidirse por alguno de ellos. Cada piel es un mundo. He conocido a mujeres que con una hidratante de supermercado no ha tenido ni una sola estría y otras, por el contrario, han invertido en productos con bastante reputación y han terminado llenas de estrías. Depende de nuestra genética, la elasticidad de la piel, nuestra edad y un largo etcétera difícil de determinar.

Los cambios en el cuerpo durante el embarazo son inevitables y tenemos que tomar mayores medidas respecto a los cuidados de la piel, sobre todo en el vientre, caderas y piernas. Estas son las zonas donde mayores cambios vamos a sufrir y donde la piel va a estirarse, de manera sorprendente desde mi punto de vista.

Hoy os cuento los productos antestrías que me han recomendado y aquellos que estoy usando durante el embarazo, en concreto son cuatro productos los cuales voy cambiando según me apetece.

estrías en el embarazo

Productos antiestrías que estoy usando en el embarazo

antiestrías en el embarazo

Bio Oil de Cederroth

Ya os he hablado en varias ocasiones de Bio Oil porque es un producto que siempre tengo por casa desde antes del embarazo para hidratar la piel.

Es uno de los aceites más vendidos en España, tanto para uso facial como corporal, ya que tiene una estupenda relación calidad/precio, este aceite es un todo en uno y tiene infinidad de usos, no solo como antiestrías.

Son muchos los beneficios que este aceite aporta a la piel y una importante acción antiestrías, aumentando también la elasticidad de la piel. Me recomendaron usarlo a diario, nada más comenzar con el embarazo, y ¡así ha sido!

Entre sus componentes están la vitamina A, E, aceite de romero, de lavanda, de caléndula y de camomila. Entre sus grandes beneficios están los de hidratar la piel seca, mejorar el aspecto de las manchas de la piel, antiestrías, atenúa las marcas de cicatrices… y lo mejor, es un producto totalmente seguro incluso para embarazadas.

Me encanta su aroma y aunque se trata de un aceite se absorbe con gran facilidad, deja la piel muy hidratada y suave, calma los picores y deja la piel reconfortada.

Se especuló mucho sobre el tema de su contenido en parafina líquida, al ser un derivado del petróleo, lo tacharon de producto “no grato” para el cuidado de la piel, sin embargo, siento deciros que la mayoría de los productos cosméticos que consumimos a diario tiene como componente base la parafina líquida.

Os puedo asegurar que este componente, presente en Bio Oil, ha pasado por un exhaustivo control sanitario y es un producto totalmente seguro, incluso para embarazadas.

¡No tengo quejas de él!

Biovergetures de Biotherm

Este ha sido el último en entrar en mi cuadrilla de productos antiestrías. En apenas mes y medio lo he terminado y sí, es un producto que no resulta económico. El producto más caro de los que os voy a mencionar, eso sí muy efectivo, todo sea dicho.

Su textura gel-crema lo hace muy fácil de usar ya que refresca y se absorbe con rapidez, no tiene efecto graso. En los días de calor del verano ha sido de mis favoritos para poner sobre la piel. Además, tiene un aroma muy suave a jazmín, violeta y vainilla.

Es un producto apto para usar en el embarazo, tiene acción preventiva y reparadora. Aporta elasticidad a la piel para evitar la aparición de las estrías y reduce la coloración y profundidad de las ya existentes.

Su fórmula contiene un cóctel de principios activos (hidroxiprolina y algo-silicio) seleccionados por su acción sobre las fibras de apoyo de la piel, asociados con aceites vegetales (karité y soja) que hidratan la piel e incrementan su flexibilidad.

Aceite natural antiestrías de Eucerin

Este aceite ya lo estuve usando antes del embarazo. No tengo estrías pero me gustaba su composición (como se indica, es natural) y su efecto sobre mi piel. Ahora durante el embarazo lo he agradecido mucho porque calma los picores como nada y deja la piel muy hidratada.

Está compuesto por una mezcla de aceites 100% naturales, apto para usar durante el embarazo. Contiene aceite de girasol, almendras, jojoba, macadamia, semillas de sésamo, manteca de cacao y vitamina E pura.

No es un aceite muy viscoso por lo que se aplica con bastante facilidad y permite masajear la piel.

Bálsamo nutritivo de Eucerin

Este bálsamo nutritivo es uno de los últimos productos de Eucerin que he probado. Esta dentro de su línea especial para el cuidado de las pieles sensibles y ha sido mi salvación contra los picores en la tripa durante el embarazo, refresca la piel, hidrata, suaviza y la calma al instante. Digamos que lo uso más por ese motivo que por el tema estrías.

Este bálsamo se absorbe con gran facilidad, sin dejar residuos grasos, es una de las cosas que tengo muy en cuenta en este tipo de productos.

La fórmula contiene un 5% de dexpantenol, un ingrediente activo que estimula la regeneración de la piel y fortalece sus defensas naturales.

Puede ser usada también para el cuidado de la piel del bebé y de niños.

Este artículo contiene links de afiliados de los cuales recibo una comisión por venta. Los productos que menciono, han sido enviados de manera gratuita por la empresas mencionadas, sin ningún tipo de compensación económica y únicamente para que de mi valoración personal sobre ellos.

Share: