Mi primer tatuaje... Recomendaciones, dudas y preguntas frecuentes


1. Mi primer tatuaje (recomendaciones, dudas y preguntas frecuentes, cómo elegir un tatuaje para ti, como conseguir un buen tatuador, uso de anestésicos para el dolor)


Un tatuaje es una manera elegante de embellecer nuestra piel, de dotarla con un significado único, pero si no se medita lo suficiente o se hace de cualquier manera, puede convertirse en un recordatorio permanente de una mala elección.

A la hora de elegir el primer tatuaje, recomendamos siempre no ceder al impulso sin antes meditarlo. Si pretendemos que esté allí el resto de nuestra vida, es mejor gastar algo de tiempo en planificarlo.

En un primer tatuaje es recomendable la mesura: no comenzar por tamaños grandes, zonas muy visibles o que sabemos que resultan más dolorosas para evitar una mala experiencia. Solicitar un diseño con una sola tinta (negra) puede ser una opción, ya que es la más sencilla de eliminar por láser, en el caso de querer borrarlo en un futuro.

Lo primero es escoger qué queremos: Ya sea un dibujo, un retrato, una palabra o una letra japonesa, merece la pena pensarlo. Buscar tatuajes similares, preguntar a amigos y familiares qué opinan al respecto y darle unas vueltas no tiene nada de malo, además, puede que nuestra primera idea no resulte ser la mejor. Hay gente que pasa mucho tiempo hasta decidirse, pero es un tiempo bien invertido a largo plazo.

Los estudios de tatuaje cuentan con varios artistas especializados, y su trabajo se puede ver en internet en la inmensa mayoría de los casos. Lo ideal es dar con un tatuador que trabaje el mismo estilo del tatuaje que andas buscando. En vuestra primera cita –la cita informativa- merece la pena que aproveches para preguntar todo tipo de dudas: Acerca de consejo artístico, qué tamaño es el más recomendable, dónde quedaría mejor, cómo debo cuidarlo… Un buen profesional os sacará de dudas respecto a todos los temas artísticos, de cuidado e higiénicos.

No hay que olvidar que el feeling con el tatuador es importante, pero no es el único factor determinante. Es muy importante que cuente el certificado higiénico sanitario, tenga sus vacunas al día y el estudio cuente con las licencias sanitarias pertinentes. Desconfíe de locales que no reúnan condiciones sanitarias adecuadas, aunque tengan grandes ofertas en sus tratamientos.

Hacemos hincapié en el tema sanitario ya que existen importantes contraindicaciones para cualquier tipo de tatuaje, ya sea un tatuaje artístico como un maquillaje semipermanente –también llamado micropigmentación- Por ello, no descartamos también el asesoramiento de un dermatólogo para casos delicados de personas con particularidades cutáneas (psoriasis, lunares, cicatrices, etc.).

Y sí, los tatuajes duelen de manera moderada. Hay zonas más y menos dolorosas, y también depende de la tolerancia al dolor que cada persona puede tener. En la prueba de alergia previa al inicio del tatuaje o micropigmentación se puede valorar si el cliente puede tolerarlo antes de empezar a dejar alguna marca en la piel, y también hay cremas calmantes para mitigar la sensación de dolor.

consejos, recomendaciones y dudas

2. Diferencias entre el tatuaje artístico y el estético y sanitario


El tatuaje artístico es quizás el más popular y conocido. Por resumirlo de manera sencilla, consiste en realizar dibujos en zonas de la piel de manera permanente. Estos dibujos o diseños pueden realizarse en diferentes estilos, colores y tamaños que responden al gusto estético del tatuador y el cliente.

En cuanto a la micropigmentación -o maquillaje semipermanente- podemos decir que es un tipo de técnica que se realiza en zonas específicas del rostro, como las cejas, los labios o la línea de pestañas superior e inferior, principalmente por ser las más populares, aunque también existe la micropigmentación paramédica o reparadora, cada vez más conocida y aceptada en el ámbito no sólo estético, también el médico.

Este tipo de trabajo de precisión está enfocado a corregir imperfecciones (asimetrías, pérdida de densidad de vello en cejas y pestañas…) o conseguir un efecto de maquillaje de día (dibujar la línea de ojos, por ejemplo). Esta sutil forma de depositar pigmento en la piel –no podría ser de otro modo en una zona tan delicada como el rostro- tiene un resultado hiperrealista y natural, y consigue su objetivo sin que sea apenas perceptible. 

Aunque ambas técnicas se llevan a cabo con los materiales específicos para cada una de ellas, la micropigmentación debe utilizar para evitar resultados permanentes pigmentos que se reabsorben, y es necesario repasar el trabajo cada determinado tiempo. Esta particularidad está pensada para que el trabajo de micropigmentación se vaya adecuando a los pequeños cambios que se producen en nuestro rostro con el paso del tiempo y conservar así el efecto natural.


3. Qué zonas del cuerpo es mejor no tatuarse y cuales sí.


La respuesta depende de si se enfoca hacia el dolor, la visibilidad y envejecimiento de la pieza o el estilo de vida entre otros. 

Respondiendo al primero y si no te has tatuado antes, conviene evitar zonas en las que la piel es más fina y delicada, como cara interna de articulaciones (muñecas, rodillas, tobillos) brazos o muslos, o que quedan muy pegadas al hueso (columna vertebral, costillas, empeine del pie).

En cuanto al envejecimiento y visibilidad, los resultados que mejor perduran son aquellos ubicados en zonas amplias y que evitan pliegues articulares, o que no están sometidos a cambios de peso bruscos donde se hacen evidentes las estrías o deformaciones del diseño por estas variaciones

En cuanto al estilo de vida no hay que olvidar que, aunque el tatuaje está cada vez mejor aceptado socialmente y reconocido como una forma de arte en la piel, aún determinados trabajos u ocupaciones exigen dar un perfil en el que llevar marcado el cuerpo puede no encajar bien y en estos casos es mejor pensar en llevar tatuada una zona que permita poder ocultarlo fácilmente.


4.  Cuidados del tatuaje/micropigmentación y proceso de curación (cómo saber si cicatriza bien o no)


Sabemos que un tatuaje o micropigmentación están sanando en condiciones favorables si en los primeros días comienza a formarse una leve costra en la zona de trabajo sin rojeces, inflamación o dolor/escozor mayores a la que se corresponda proporcionalmente a la agresión en la piel que se ha producido. Esto es una respuesta normal entre el primer y segundo día, sin que supure o sangre notablemente y debe ir secando a lo largo de una semana aproximadamente, con los cuidados higiénicos que el técnico recomiende para cada caso.

Esa postilla irá cayendo sola sin perder excesivamente tinta o pigmento, dejando a la vista una piel sana sin fisuras, grietas o relieves en el lugar de aplicación, sin ulceras ni excreciones.

mi primer tatuaje y preguntas frecuentes


5.  El cuidado del tatuaje/micropigmentación según la época del año, sobre todo en verano.


Se debe distinguir entre los cuidados precedentes al tratamiento que preparan la piel para el procedimiento y los cuidados posteriores. 

Para ambos casos (tatuaje o micropigmentación) se debe evitar durante, al menos, una semana antes la exposición solar directa al sol y los rayos UVA, sobre todo en verano, y cualquier medicación o tratamiento que modifique la coagulación de la sangre, así como sustancias excitantes como: alimentos picantes, tabaco o alcohol al menos las 24 horas previas a la cita. 

Tras la finalización del trabajo, se han de seguir los consejos que el técnico da en particular, además de: eludir durante una semana la exposición solar directa -especialmente en Verano- sin protección adecuada, los baños en piscinas o playas y en general sitios húmedos como saunas o tomar duchas largas, la sudoración excesiva por ejercicio físico y/o gimnasio, los cosméticos de cualquier tipo que no sean específicos para este cuidado, la falta de higiene y rascar, frotar o agredir la zona de la piel afectada.


6. Tatuaje y dermatología: porqué el tatuaje es permanente, tatuajes y alergias, riegos y reacciones adversas, lunares o manchas.


En un tatuaje la tinta se deposita entre el nivel más superficial de la dermis y adyacente al último de la epidermis. La dermis lleva a cabo una regeneración celular mucho más rápida y si el producto se sedimentase ahí, el tatuaje acabaría por ir paulatinamente borrándose y desapareciendo total o parcialmente, que es lo que ocurre con la micropigmentación. 

Además, los materiales de micropigmentación introducidos en la piel son compuestos minerales que el cuerpo reconoce como “propios”, y facilitan el proceso de desvanecimiento gradual. 

Por otro lado, las partículas de tinta usadas para tatuar son demasiado grandes como para que el cuerpo pueda reabsorberlas, y los glóbulos blancos no pueden neutralizarlas, por lo que acaban “encapsulándose” de forma permanente.

En el caso de piel con lunares, se debe evitar SIEMPRE y bajo cualquier circunstancia AGREDIRLOS, TINTARLOS o AGUIJONEARLOS, dejando la piel intacta y con un margen mínimo de espacio entre el lugar donde se está tatuando o micropigmentando y el lunar o verruga.

Las manchas en la piel son el resultado de una pigmentación irregular por estimulación lumínica de los melanocitos, que no afecta al trabajo ni tiene contraindicación alguna, siempre que la supervisión médica corrobore su origen inocuo.

Los riesgos y reacciones adversas son: 

- Las derivadas de una mala praxis: La más grave (pero también menos común) es la transmisión de enfermedades vía sanguínea.

- Las infecciones a nivel tópico por un cuidado posterior deficiente: En la mayoría de los casos que deben tratarse con medicación antibiótica bajo prescripción médica. Además, se deben seguir unas pautas de higiene que favorezcan la correcta cicatrización para evitar marcas no deseadas y/o un resultado artístico deficiente.

- La manifestación alérgica a las tintas: Esta puede presentarse en cualquier momento, incluso meses después de haberse hecho el tatuaje. Cuando esto ocurre, el síntoma más evidente es el picor en la zona de aplicación acompañada por una leve inflamación que va y viene por temporadas más o menos prolongadas en el tiempo. Ante la duda, es mejor realizar una prueba de alergia previa.


7. El tatuaje durante el embarazo o la lactancia, cubrir estrías o cicatrices con tatuaje.


No es recomendable tatuar a una mujer embarazada o durante proceso de lactancia porque de producirse una reacción alérgica a las tintas o de complicarse el proceso de cicatrización con una infección, se requerirá medicación bajo prescripción médica. Esta medicación puede estar contraindicada por afectar al feto en su desarrollo o al bebé durante la lactancia.

Para cubrir estrías o cicatrices planas se trabaja sin pigmento o tintas mediante una técnica de estimulación dérmica profunda en seco, que obliga a la piel a regenerarse en varias sesiones, dejando un espacio de tiempo entre ellas que oscila generalmente entre el mes y medio los dos meses.

recomendaciones tatuaje en el embarazo


8.  Micropigmentación ¿Qué es?: Como funciona y porqué se llama maquillaje semipermanente y que cosas se venden como tal, pero no lo son (micropigmentación cutre de peluquería)


La micropigmentación es una actividad higiénico sanitaria que requiere de los conocimientos técnicos, artísticos y estéticos necesarios para la implantación de pigmentos minerales en la piel mediante las herramientas específicas para ese fin cosiguiendo un resultado de maquillaje de día semi-permanente.

Los compuestos que integran el producto aplicado son reabsorbibles por el organismo, y por lo tanto su duración en el tiempo es limitada. No como en el caso de los tatuajes, que introducen tintas con el objetivo de mejorar el aspecto físico del interesado en rostro o cuerpo.

En ningún caso un trabajo realizado con tinta permanente en el rostro u otra parte del cuerpo podrá recibir la calificación de micropigmentación, y es fundamental que este servicio no se oferte en lugares que no reúnan las condiciones óptimas reguladas por ley, que salvaguardan la seguridad del cliente y del aplicador.



9.  Micropigmentación sanitaria: Enfocada a ser complemento de cirugías plásticas o reparadoras y de salud.


La micropigmentación paramédica o reparadora es aquella destinada a tratamientos que complementan intervenciones quirúrgicas por diversos motivos. La más demandada es la de areolas, tras operaciones por cáncer de mama/s o motivos estéticos de aumento, reparación o elevación. 

También es una buena opción para la mejora estética de cicatrices y quemaduras resultantes de un accidente u otros motivos.

Los métodos de trabajo para cada uno de los casos son muy diferentes y ponen en manifiesto el extenso abanico de posibilidades que la micropigmentación ofrece mucho más allá del maquillaje facial semi-permanente, que la ha popularizado en primera instancia.



10. Edad y tatuajes: Cuando es demasiado pronto para hacerse un tatuaje/micropigmentación.


La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y está en constante regeneración y cambios, pero durante la fase de crecimiento y hasta no alcanzar la madurez, no es recomendable realizar un tatuaje, ya que la piel no está preparada para una agresión como ésta.

El diseño variará pudiendo expandirse, deformarse o agrietarse por estrías resultantes de cambios corporales del tránsito de adolescente a adulto como una ganancia o pérdida de peso.

El tatuaje puede convertirse en un motivo se arrepentimiento a posteriori: no sólo se necesita la madurez física para realizarse un tatuaje con seguridad, también es necesaria una buena planificación y elección del motivo para llevarlo de forma permanente.

Además, hay que tener en cuenta la edad mínima que por ley en el país se exige para poder hacerlo sin necesidad de una autorización de padre, madre o tutor legal. Esta autorización se requerirá siempre para menores de 18 años en España, y un mínimo de 16 bajo esta concesión firmada.


1 comentario:

  1. Madre mía, cuántos datos juntos, muchas gracias por toda la información. Si algún día me atrevo, revisaré todo.
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar

¡Suscríbete!

Back-to-top